Internacional

Mujeres relatan cómo es vivir con la Enfermedad por Implantes Mamarios

0

La Enfermedad por Implantes Mamarios es un padecimiento reconocido por  la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) desde el año 2019; sin embargo, no existe un diagnóstico específico para poder detectarlo y los testimonios de mujeres que han logrado superarlo son la prueba fehaciente de ello.

Te recomendamos: Enfermedad por Implantes Mamarios, un mal con mucha historia y poco reconocimiento

La Enfermedad por Implantes Mamarios es capaz de generar múltiples problemas para quienes la padecen, algunos de ellos pueden ser soportables, pero varios más terminan provocando una explantación de prótesis derivada de los fuertes malestares.

Para Ivy Talamás, psicoterapeuta corporal, esta enfermedad se presentó como problemas de acné, cansancio crónico, piel opaca y dificultades para respirar, al punto que se vio en la necesidad de ocupar un nebulizador, pero no fue hasta que investigó su situación que pudo detectar el porqué de sus complicaciones de salud, de acuerdo al portal Las Estrellas, que logró recolectar múltiples testimonios.

“Desde que me los quité, todo mejoró y desaparecieron los problemas casi instantáneamente, todo cambió”, aseguró Talamás.

Una de las razones principales por la que las mujeres deciden realizarse una operación de senos es la inseguridad en su cuerpo, al menos así fue la experiencia de Roxana Juárez, key account manager, quien cuatro años después de hacerse el procedimiento comenzó a pensar en quitárselos, idea que se reafirmó cuando comenzó a perder cabello y padeció hinchazón corporal.

Pese a ir a consultas con médicos reconocidos, Juárez asegura que “no fue hasta que di con el doctor adecuado que me dijo que debía quitarme los implantes en bloque, esto es cuando te sacan la cápsula que genera tu cuerpo cuando tienes los implantes adentro”. Tras retirarse los implantes, Roxana encontró como principal cambio su energía.

Para Brenda Plancarte, licenciada en comunicación, los implantes de senos solo se tradujeron en un dolor “mucho peor que el parto”, pues en el proceso quirúrgico tuvieron que hacer un espacio en el músculo.

“Con el tiempo los implantes se fueron subiendo mientras el pezón se bajaba derivando en una deformación terrible que se fue agravando con los años”, dijo Plancarte.

Durante 11 años Brenda sufrió de diferentes malestares que se incrementaron poco a poco. Cansancio y dolor corporal fue el inicio, después le siguió la pérdida de energía y memoria, además del acartonamiento de la piel.

“Después de hacerme la explantación me cambió la vida. Casi como por arte de magia ya no tenía dolor de nada […] El doctor solo me mandó desinflamatorios y a los 7 días me sentí con energía y completamente liberada de las bolsas tóxicas.

Para Karen Vázquez, arquitecta, la falta de memoria y concentración, además de brotes de acné, se presentaron solo dos años después de hacerse la operación. Tras investigar, Vázquez reconoció que padecía la Enfermedad por Implantes Mamarios, aunque también tuvo que enfrentarse a la falta de información, hasta que fue parte del grupo de ayuda Breast Implant Illness and Healing by Nicole, mismo que le ayudó a contactarse con un médico que le pudo hacer una explantación.

“Yo les diría a otras mujeres que se piensan operar que valoren el riesgo beneficio y que vayan con cirujanos certificados […] Siempre existirá el riesgo, sin embargo no existe un diagnóstico para esta enfermedad”, aseguró Roxana Juárez, tratando de advertir de las complicaciones que varias mujeres han padecido.

admin

Irán pide a UE que medie con EEUU para salvar el acuerdo nuclear

Previous article

Rescatan a menor de 2 años en el Río Bravo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *