Internacional

¿Ya podemos cantar victoria contra la pandemia de covid? Todavía NO y esta es la razón

0

A estas alturas de la crisis sanitaria, la muerte de un ser querido por COVID-19 adquiere un matiz extraordinariamente trágico, ya que el mundo cuenta con una vacuna desde hace seis meses. Todos los laboratorios que han participado en este proceso, sean de Rusia, Reino Unido, Cuba, Estados Unidos o China, han logrado introducir una vacuna que es capaz de prevenir la muerte en la gran mayoría de casos. No obstante, el mundo sigue registrando arriba de 8 mil defunciones por día, la mayor parte en América Latina, en países como Brasil, Argentina y Colombia. Estas cifras son sumamente frustrantes.

En lo que respecta a México, nuestro país ya enfrenta una tercera ola, con varias entidades federativas que registran un alarmante repunte de casos, como en Baja California Sur, Quintana Roo o Yucatán. Si bien se han relajado varias medidas de prevención, y el país ha estado reanudando gran parte de sus actividades comerciales y sociales en los últimos meses, es inadmisible que se hable de la pandemia en tiempo pasado. Todos estamos fastidiados y ansiosos por darle la vuelta a la página, pero nadie puede cantar victoria en la lucha global contra la pandemia, sobre todo en América Latina y particularmente en México.

Son tres los principales factores que todavía no nos permiten salir a la calle y abrazarnos con ánimo celebratorio:

Las Tres V

VACUNACIÓN: Cierto, el mundo ha tenido la vacuna desde hace medio año, pero una distribución que abarque a las 8 mil millones de personas que habitan este planeta requiere de una labor titánica, y encima de eso se trata de un esfuerzo que deja a los países en vías de desarrollo con una enorme desventaja. Si bien países como Estados Unidos y Reino Unido han logrado vacunar a más de la mitad de su población, buena parte del resto del mundo aún está muy lejos de tocar las puertas de la inmunidad de rebaño.

La siguiente gráfica interactiva nos muestra a los 28 países del mundo con más de 50 millones de habitantes según el porcentaje de personas que han recibido al menos una dosis. Solamente Reino Unido, Italia, Estados Unidos, Alemania y Francia están por encima del 50 por ciento. A México lo vemos con el 24 por ciento de la población inmunizada, es decir, en el décimo lugar de los países más poblados del mundo. Es necesario que cada país supere el 60 por ciento para empezar a notar los efectos de una inmunidad de rebaño, aunque este objetivo bien puede ser del 70 por ciento ante la “agresividad” de las nuevas variantes.

VARIANTES: Otro factor que ha entorpecido nuestra salida de la crisis ha sido la (anticipada) mutación y propagación de las variantes del SARS-CoV-2, el coronavirus responsable de la enfermedad COVID-19. Si bien la idea de una mutación suena aterradora, es normal que el material genético de un virus cambie en la medida en que se multiplican sus copias. Científicos de todo el mundo han detectado diversas variantes desde hace meses, algunas más preocupantes que otras, pero la que tiene los focos rojos prendidos es la cepa B.1.617.2, detectada por primera vez en la India en octubre de 2020 y mejor conocida como la variante Delta.

La variante Delta superó a la variante Alfa (detectada en el Reino Unido y con una mayor tasa de letalidad) a raíz de la explosiva segunda ola en la India que alcanzó más de 4 mil defunciones diarias en mayo de este año. Lo que aumenta su capacidad de transmisión es que variantes como la Delta pueden atacar con más facilidad las células pulmonares. Ya no basta con que las partículas del virus tengan que liberarse primero de una célula previamente infectada, simplemente pueden fusionar células para infectar con mayor eficacia.

“La propagación por fusión de célula a célula permite que el virus se extienda más rápidamente en las personas infectadas y se oculte parcialmente del sistema inmunitario”, dijo el doctor Markus Hoffman a Reuters sobre un estudio de la variante Delta.

“Por ejemplo, si una célula infectada por la variante Delta se ve obligada (por la proteína espiga) a fusionarse con una célula vecina que aún no está infectada, esto permite que el virus entre en la nueva célula mucho más rápido”, explicó.

Al propagarse a través de la fusión entre células, el virus reduce el riesgo de encontrarse con células del sistema inmune que podrían atacarlo e inactivarlo, indicó el investigador de la Universidad Georg-August de Göttingen, en Alemania. Aunque estas variantes tienen mayor capacidad de transmisión, cabe mencionar que esto no se ha reflejado aún en las poblaciones de niños y adolescentes, a pesar de lo difundido en medios de comunicación sobre una mayor vulnerabilidad frente a las variantes.

VIGILANCIA: El tercer factor que ha entorpecido nuestra salida de la crisis ha sido el relajamiento de las medidas de prevención. A estas alturas, ya sabemos que los tapetes con cloro o desinfectar superficies no sirven de mucho en materia de prevención. Pero todavía es de suma importancia el uso del cubrebocas, evitar las aglomeraciones de personas y asegurarse de estar en espacios bien ventilados. Sobra decir que hay muchos lugares con escasa vigilancia de estas medidas, sobre todo en destinos turísticos, pero este es un virus que se transmite por el aire y por ello debemos seguir tomando en cuenta la sana distancia cuando interactuamos con otras personas, incluso aquellas que ya están vacunadas. En efecto, las personas inmunizadas ya están protegidas de los peores síntomas del COVID-19, pero aún son capaces de transmitir el virus a personas que no han recibido la vacuna (aunque las probabilidades de transmisión sean drásticamente menores).

La creciente percepción de que la pandemia ya es cosa del pasado y que por ello “fuera máscaras” (en el sentido literal) pone en riesgo al enorme sector de la población que no ha recibido al menos una dosis de la vacuna, que en México equivale al 76 por ciento. La crisis sanitaria desatada en la India no hubiera sido tan pronunciada si no se hubieran relajado las estrictas medidas en los meses previos a su segunda ola. El riesgo que presentan las variantes es un factor adicional que se debe considerar antes de implementar un apresurado regreso a clases presenciales o la reactivación de eventos masivos como festivales y eventos deportivos.

La carrera contra la muerte

En efecto, México ahora está enfrascado en una carrera contra la propagación de las variantes y la detección de nuevas mutaciones del SARS-CoV-2, así como la llegada del periodo invernal. Lo que determina nuestra velocidad en esta “carrera contra la muerte” es el ritmo de vacunación y el apego a la vigilancia de protocolos sanitarios. La siguiente lista hace una evaluación más detallada de cómo van México y otros países:

MÉXICO: En nuestro país es evidente que estamos entrando a la tercera ola, aunque ésta se pudo postergar hasta finales de junio. De no ser por la falta de vigilancia en destinos turísticos como Cancún y Los Cabos, la propagación sería menos preocupante. En la Ciudad de México, el porcentaje de vacunados con al menos una dosis ya es superior al 30 por ciento, y es muy probable que sumando a los que ya tienen inmunidad natural, la capital del país no esté lejos de la inmunidad de rebaño, factor que ha frenado (por ahora) los efectos de la tercera ola. Otro dato a nuestro favor es que gracias a que se vacunaron primero a grupos vulnerables como adultos mayores y mujeres embarazadas, la hospitalización se ha mantenido estable a nivel nacional (con incrementos considerables en los estados en semáforo naranja).

CHILE: Chile es un caso muy curioso. A pesar de ser el país en todo el continente con la mayor proporción de personas vacunadas (66% una dosis y 54% esquema completo), su gobierno tuvo que ordenar un regreso parcial al confinamiento ya que sigue detectando rebrotes, fenómenos que también se han observado en Seychelles, Baréin y Mongolia. Esto se puede deber al hecho de que la mayor parte de la población haya sido inmunizada con vacunas que no exhiben la misma eficacia que las vacunas de RNA mensajero (un estudio de la Universidad de Chile arrojó un 56.5% de eficiencia con la vacuna de Sinovac en la prevención de contagios). No obstante, las vacunas fabricadas por Sinopharm y Sinovac Biotech siguen ofreciendo una mayor protección contra síntomas graves, incluyendo la muerte, dato que se refleja en el bajo número de defunciones (no más de 120 muertes por día). Según especialistas, la baja eficacia de las vacunas de origen chino solo indica que hay que hacer un mayor esfuerzo para inmunizar a un porcentaje elevado de la población para frenar la propagación del virus y no reducir la vigilancia epidemiológica. Las cifras más recientes apuntan a que han implementado una estrategia correcta luego de un susto.

REINO UNIDO: Reino Unido es un caso más preocupante. Aunque el 67 por ciento del país ha recibido al menos una dosis de la vacuna (sobre todo AstraZeneca), en el último mes se ha documentado un alarmante rebrote de casos, evidencia de la capacidad de transmisión de las variantes Alfa y Delta. Por este motivo, Reino Unido ha tenido que postergar su reapertura económica. Afortunadamente, esto no se ha reflejado aún en las defunciones, el país no registra más de 30 muertos por día desde abril.

COLOMBIA: México podría seguir la tragedia colombiana si no tiene cuidado. He aquí un país con cifras similares en materia de vacunación, pero aún así se encuentra en su peor momento de la crisis sanitaria, ya rebasando los 30 mil casos por día y acercándose a las 700 muertes diarias. A este paso, podría superar a Brasil en la tasa de muertes por cada millón de habitantes (2,060 contra 2,411, respectivamente). En la medida en que se mantiene el Paro Nacional y continúa la represión contra las manifestaciones, Colombia incluso podría rebasar a Perú, nación que sostiene la peor cifra de todo el mundo en el rubro, con 5,749 muertes por cada millón de habitantes.

CUBA: Esta nación parecía ser un caso de éxito en el contexto de la pandemia, pero ahora ya hay una situación de alerta. Esta semana, Cuba ha registrado un pico de casi 3 mil casos por día, una tremenda pena luego de un 2020 de grandes sacrificios que tuvo que emprender la isla para evadir el virus. A partir de la reapertura económica y la reactivación de las actividades turísticas en febrero, Cuba empezó a ver un aumento de casos, pero el repunte más reciente ha tomado a la nación caribeña por sorpresa. Afortunadamente, científicos cubanos presentaron este mes la Abdala, la primera de varias vacunas que la isla está desarrollando. Ante el rápido despliegue de su estrategia de vacunación, es posible que Cuba pueda recuperarse de este susto muy pronto.

JAPÓN: Por último, vale la pena echarle un ojo a Japón, país cuya población se va a exponer enormemente cuando siempre sí se lleven a cabo los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 a partir del 23 de julio. Japón apenas está saliendo de un rebrote que puso en riesgo la celebración de la postergada justa deportiva internacional. La nación del sol naciente todavía se encuentra en estado de emergencia, por lo que tuvo que prohibir la asistencia de aficionados extranjeros a los eventos, limitando el aforo a no más de 5 mil asistentes, parte de un protocolo extraordinario para evitar la propagación de variantes.

admin

Video: López-Gatell y sus declaraciones sobre niños con cáncer en El Chamuco en Tercer Grado

Previous article

Auto volador completa por primera vez vuelo entre dos ciudades

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *